Novedades >> Opinions >> Jeffrey Sachs

Jeffrey Sachs

economista, arquitecto de la privatización rusa en la década de los noventa

Acá no hay ninguna gran crisis. Estados Unidos no tendría ningún problema en intercambiar la tasa de desempleo, el déficit presupuestario y el índice de pobreza que tiene Rusia.

El ingreso per cápita ruso, una medida del poder adquisitivo, se encuentra entre US$ 20.000 y US$ 24.000, y así supera al de China en más del doble. Es un aumento significativo con respecto a lo que era hace 20 años, un logro enorme.

Creo que una población mundial de 7,2 mil millones de personas, que pronto llegará a 8 mil millones y luego a 9 mil millones, es temeraria. Una población estable es buena porque implica que no habrá ninguna crisis de desempleo ni necesidades masivas de infraestructura que compensar por el aumento de la población. La atención puede centrarse en la calidad y no en la cantidad. El nivel estable de la población rusa es beneficioso tanto para el mundo como para la propia economía del país.

El mundo tiene carencia de recursos y Rusia tiene abundancia de recursos. Hay tierra para producir muchos de los alimentos que el mundo necesita y hay gran cantidad de gas para impulsar la economía mundial, lo que será más importante para futuros años. Pero al final, debemos llegar a una economía menos dependiente de los ingresos basados en recursos y ver que las ganancias procedan de otros sectores.